Adios al 2020

reloj y arbolde navivad de la puerta del sol

Esta semana decimos adiós al 2020, sin Puerta del Sol, sin pitos, ni gritos y nos van hacer falta más de cinco minutos para hacer el balance de lo bueno y malo de este distópico año que dejamos atrás.                          Cuando el 31 de diciembre de 2019  todos los españolitos, hacíamos algo a la vez comiéndonos las uvas, ilusionados con la entrada de la nueva década, no podíamos imaginar que antes de que llegara la primavera, el mundo entero estaría conteniendo la respiración, pendiente de un virus, que se había iniciado en China con el nombre de Covid-19.

corona, virus, mask
desdos con mascarilas
at home, corona, house

La palabra confinamiento por entonces, en marzo, me sonaba a algo que pasaba en otros países, donde las dictaduras y las guerras obligan a la población a quedarse en sus casas. Pero aquí no, aquí estamos en Europa y en pocos días todo volvería a la normalidad.        

Era jueves el 12 de marzo, ni siquiera esperaron al viernes en la empresa de mi marido, para enviarlos todos a hacer teletrabajo, ahí empecé a sospechar que era algo serio.  Sigue trabajando desde casa y no creo que vuelva a la oficina, trabajar desde casa tiene sus ventajas.

Recuerdo que cuando hablé con mi suegra, que estaba muy preocupada por no ver a sus nietos, le dije, que tranquila, que sería cosa de 15 ó 20 días.

Hasta entrado mayo, no se empezó a levantar la cuarentena…, Todavía las visitas son contadas.

Paseo de Palamós
covid-19, coronavirus, social distance
washing hands, wash your hands, hygiene

La trajedia dio paso a la parte mas humana

Fueron unos meses de malas noticias, lo peor las muertes, sobre todo las personas mayores y los sanitarios.  Los hospitales se quedaban pequeños y faltaba material…, bueno un caos.

Nos familiarizamos con palabras como: epis, mascarillas, cuarentena, ertes, etc. y con herramientas como el zoom, meet o las videollamadas, han entrado en nuestras vidas como algo habitual, tanto en el trabajo como en lo familar.

Se suspendieron todos lo actos presenciales, cursos, talleres, conciertos, reservas de hoteles, ferias importantes a nivel mundial como la Mobile World Congress de Barcelona. Tanta tragedia, dejó aflorar la parte más humana y generosa de las personas, con todas las emociones disparadas, que cada uno lo hemos gestionado como hemos podido. Frases y hashtag como #todovaasalirbien, se hicieron virales y las ventanas se llenaron con dibujos de Arcoiris y de gente aplaudiendo cada tarde a las 20’00 con el Aplauso a los Sanitarios

reflejo en la ventana de una niña dibujando un arcoiris
mujer aplaudiendo en la ventana

La naturaleza se abrió paso

Y también pasó algo importante en esos días, mientras estuvimos en casa, sin apenas usar los coches y la industria semiparada.

La naturaleza se abrió paso, llegaron imágenes impresionantes de bosques recuperados y especies de animales que no se veían de manera habitual, ríos y lagos transparentes, hasta los Canales de Venecia se volvieron transpates.

El verano nos dió una tregua y aprovechamos para hacer alguna escapada por la zona y viajamos a Jaén a ver a la familia, sin hacer demasiadas visitas y guardando las medidas de seguridad.

A partir de octubre empezó la segunda ola.., y aquí seguimos lidiando con ella, con unas Navidades en las que hay que elegir a las personas que entran en tu  burbuja, no más de 2 burbujas por reuniones  y como máximo 10 personas en total. En fin, un año que vamos a recordar y  se va a escribir durante tiempo. Ahora ya,  la sensación es de que todo está más controlado y que sí, que esto también pasará

brote de hierba en la naturaleza
mujer de excursion en la montaña
rio transparente

Nos hemos adaptado a trabajar desde casa

Yo tengo que dar gracias y decir que para mi y mi familia esta crisis no nos ha afectado demasiado en nuestra vida cotidiana.

Nos hemos adaptado a trabajar desde casa y nos sentimos cómodos con este estilo de vida.

Hemos plantado nuestro huerto en el balcón por primera vez, hacemos nuestro pan y bebidas fermentadas como kombucha y kefir.

En mayo acabé el curso de Neuromarketing en paralelo con otro que estaba haciendo de Redes Sociales, a mismo tiempo asistí a conferencias interesantísimas, que gracias a la pandemia eran oline y en directo, de personas expertas en temas como: moda sostenible, economía circular, cosmética natural y todo los procesos para llevar una vida zero waste.

Pero mi mayor descubrimiento fue en julio con la formación de Dynamislab donde por primera vez oí hablar de la Triformación Social, Biografía Social, Economía Asociativa y de Steiner. Fuí capaz de  entender la economía  y la contabilidad como el lenguaje de comunicación entre las empresas.

Que el Marketing, si se hace desde la transparencia y el corazón es necesario.  Darme cuenta que todo lo que había aprendido durante mis años místicos con maestros ascendidos, en retiros y cursos, tenía un punto de conexión. Y que ya no  somos unos cuantos locos soñadores los que queremos cambiar el mundo. Ahora somos bastantes más y más diversos, cientificos , arquitectos, ingenieros, abogados , ayuntamientos y los de siempre, que estamos en la sombra apoyandolos.

¡Y claro que hay otra manera de vivir!

personas haciendo un curso onlie
rabanitos en el balcón

Despedimos este año con la esperanza puesta en un nuevo futuro. Entendiendo quienes son los que realmente salvan vidas y cambian el mundo. Y dándonos cuenta de nuestra capacidad de adaptarnos a las situaciones que no podemos controlar.

Pero hemos aprendido que sí cambiamos el FUTURO con  las DECISIONES que tomamos y la RESPONSABILIDAD con la que ACTUAMOS respecto al entorno y la vida que queremos vivir.

                 Te deseo un feliz 2021 lleno de bondad y alegría.

2 comentarios en “Adios al 2020”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba